Instituto Dermatológico García-Legaz

Todo el contenido está revisado por médicos y dermatólogos expertos en la materia.

Prevención del cáncer de piel: factores de riesgo y protección

Prevención del cáncer de piel

Quizás no lo sepas, pero el cáncer de piel no solo constituye uno de los tipos más comunes, sino también uno de los más prevenibles.

Aunque existen factores de riesgo altamente condicionantes, el cáncer de piel puede afectar a personas de todos los tipos de piel. De ahí la importancia de cuidar tu piel y aumentar las medidas preventivas para reducir el riesgo de cáncer de piel.

En Instituto Dermatológico García-Legaz, quedemos ayudar a identificar los tipos de cáncer más comunes, los factores de riesgo y cómo protegerte debidamente contra el cáncer de piel. 

Tipos de cáncer de piel más comunes

El cáncer de piel puede afectar a personas de todos los tipos de piel y presentarse en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, es más común en las áreas de mayor exposición solar, como la cara, el cuello, las manos y los brazos. 

A continuación, te describimos los tipos de cáncer de piel más frecuentes, su procedencia y sus principales características.

Carcinoma basocelular

Es el tipo de cáncer más común y se origina en la capa más profunda de la epidermis, las células basales. 

Normalmente, aparece en forma de protuberancia rosa, con un brillo perlado o como una lesión plana y eritematosa (enrojecimiento). En ocasiones, puede ulcerarse y sangrar y, aunque rara vez se disemina, puede infiltrarse y causar daños locales significativos. 

Por ejemplo, una zona frecuente es la nariz, cuanto antes se extirpe, menos daño estético y funcional se producirá.

Carcinoma epidermoide

El carcinoma epidermoide resulta ser más agresivo que el carcinoma basocelular y se desarrolla en las células que constituyen la mayor parte de la epidermis. 

Se manifiesta como una lesión roja y escamosa que puede ulcerarse y tiene un riesgo mayor de diseminación, por lo que su diagnóstico precoz es imprescindible. 

Es más frecuente en personas con exposición solar crónica (por ejemplo, los agricultores).

Melanoma 

El melanoma se desarrolla en los melanocitos, las células que producen melanina. Puede originarse en un lunar existente o aparecer como una nueva lesión pigmentada en la piel. 

Es importante revisar toda la superficie corporal, ya que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluido los pies, debajo de las uñas y, a veces, en mucosas (oral, genital, etc.). 

La capacidad de diseminación del melanoma es rápida, lo que lo convierte en el cáncer de piel más agresivo y peligroso, donde el diagnóstico precoz es decisivo.

Marta García-Legaz Martínez

Tiene un alto componente genético, aunque también tiene mayor incidencia en personas con exposición alta e intermitente al sol (quemaduras en la infancia, exceso de bronceado en verano, cabinas rayos UVA…). 

Factores de riesgo del cáncer de piel

Los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar cáncer de piel son diversos y se relacionan tanto con condiciones ambientales como personales.

Exposición a la radiación ultravioleta 

La radiación ultravioleta, emitida tanto por el sol como por fuentes artificiales, es uno de los mayores factores de riesgo para el cáncer de piel.

La exposición prolongada y sin protección a los rayos solares ultravioleta (UV) puede dañar las células de la piel y provocar mutaciones que lleven al cáncer. En la época estival, las radiaciones solares son potencialmente peligrosas para la piel. 

Además, la exposición a la radiación artificial de camas de bronceado está asociado con un mayor riesgo de melanoma, especialmente en personas menores de 30 años. 

Condicionantes personales

Algunas características físicas y factores pueden incrementar la vulnerabilidad al cáncer de piel:

  • Fototipos de piel 1 y 2: los tipos de piel más claro que tienen menos melamina. 
  • Pelirrojos: rasgo genético con mayor sensibilidad a la radiación ultravioleta.
  • Historial familiar y personal: los antecedentes de cáncer de piel en familiares directos y las quemaduras solares juegan un papel importante en el riesgo de sufrir esta enfermedad.
  • Sistema inmunitario debilitado: ya sea por enfermedades crónicas, medicamentos inmunosupresores o tratamientos médicos, disminuye la capacidad del cuerpo para reparar el daño celular y luchar contra el cáncer.
  • Queratosis actínica: placa gruesa y escamosa, más frecuente en piel blanca, que puede convertirse en cáncer de piel, pero ¡podemos detectarlas a tiempo, tratarlas y evitar que evolucionen a malignidad!
  • Exposición a sustancias químicas: ciertas sustancias, como el arsénico, pueden aumentar el riesgo de cáncer de piel. 

Medidas de prevención del cáncer de piel

La prevención del cáncer de piel no solo disminuye el riesgo de desarrollar tumores cutáneos, sino que también aporta otros beneficios para la salud y la apariencia de tu piel, como evitar el envejecimiento prematuro y la aparición de manchas. 

Por eso, la concienciación es fundamental ya que protegiendo debidamente tu piel y reconociendo los signos tempranos de cáncer de piel, puedes evitar sus graves consecuencias. 

Protección solar tópica

El uso de protector solar durante todo el año es una de las medidas más efectivas contra el cáncer de piel. 

Elige una crema protectora de calidad con un SPF 50 y asegúrate de cubrir todas las áreas expuestas de la piel, incluso en días nublados.

Marta García-Legaz Martínez

Además, deberás reaplicar cada dos horas y emplear una cantidad generosa que cubra debidamente toda la superficie epidérmica en épocas más estivales. 

Cuando se trata de niños, la protección debe ser específica para ese grupo de edad, ya que su piel es especialmente vulnerable a los daños del sol. 

Para los bebés menores de seis meses, es mejor evitar la exposición solar directa. Para los niños mayores, aplica protector solar mineral, vístelos con ropa protectora, y utiliza sombreros de ala ancha y gafas de sol para una protección completa.

Protección solar

Muchas de las quemaduras se producen en la infancia debido a una piel susceptible, aumentan el riesgo de melanoma en la edad adulta, y recuerda… ¡la piel tiene memoria! Protegerlos es la mejor manera de cuidarlos.

Fotoprotección oral

En pacientes de riesgo, también se puede acompañar a la fotoprotección tópica con fotoprotección oral, aunque esto no sustituye a la crema. Estos suplementos alimenticios ayudan a proteger la piel frente a la radiación solar y contienen:

  • Polifenoles (polypodium leucotomos).
  • Carotenos (betacaroteno, licopeno, luteina).
  • Potentes antioxidantes.
  • Vitaminas (B3, C, D, E).
  • Minerales.
  • Oligoelementos (zinc, selenio, magnesio, cobre).

Estos componentes previenen el daño en el ADN producido por la exposición solar, aceleran su reparación, minimizan los efectos del fotoenvejecimiento. 

Aunque son beneficiosos para todos, son especialmente interesantes para personas con:

  • Fototipos claros.
  • Antecedentes personales o familiares de cáncer de piel.
  • Alergia o urticaria solar.
  • Para la prevención de manchas (melasma o léntigos). 
  • Enfermedades que empeoran con el sol (como lupus o rosácea).
  • Deportistas con elevada exposición solar o sudoración. 
  • Personas que consumen fármacos fotosensibilizantes. 

Ropa protectora y accesorios

Complementar el uso de protector solar con ropa adecuada ayuda a bloquear la radiación UV. 

Opta por prendas ligeras de manga larga, sombreros de ala ancha que protejan tu rostro, cuello y orejas y gafas de sol con filtro UV para una barrera adicional contra los rayos solares.

Horas seguras para la exposición al sol

Evita la exposición al sol durante sus horas de mayor intensidad, especialmente entre las 12 a.m. y las 4 p.m., para reducir el riesgo de daño cutáneo. 

Buscar sombra siempre que sea posible y programar actividades al aire libre durante momentos de menos radiación solar puede ser una estrategia eficaz para realizar una exposición solar segura. 

Evita las camas de bronceado

El uso de camas de bronceado aumenta considerablemente el riesgo de desarrollar cáncer de piel debido a la alta intensidad de radiación UV que emiten. 

Estas fuentes artificiales pueden ser más dañinas que la exposición natural al sol, incrementando el riesgo de melanoma, especialmente en personas jóvenes.

Autoexploración y detección temprana

Otra parte fundamental es la prevención del cáncer de piel es la autoexploración.

Revisa tus lunares y examina tu piel de manera regular y ante la presencia de algún signo atípico, acude de inmediato a tu clínica dermatológica de confianza.

La detección temprana de cambios en tu piel puede ser clave para identificar anomalías a tiempo y recibir un tratamiento efectivo y menos agresivo. 

Revisiones dermatológicas 

Además de la autoexploración, es vital acudir regularmente a tu dermatólogo para obtener un diagnóstico precoz del cáncer de piel. Esto es especialmente necesario para personas con riesgo elevado.

Fomento de hábitos saludables

Además, adoptar hábitos de vida saludables también te puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de piel. 

Entre estos hábitos podemos encontrar:

  • Mantener una alimentación rica en frutas, verduras y antioxidantes.
  • Hidratarse adecuadamente para mantener la piel en buenas condiciones. 
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol, ya que pueden debilitar el sistema inmunitario.

En resumen, detectar el cáncer de piel precozmente mediante autoexploraciones y consultas con un dermatólogo puede marcar una gran diferencia en el diagnóstico y tratamiento. En nuestra clínica dermatológica comprendemos su importancia y, por eso, promovemos las revisiones anuales.

¿Y tú, proteges tu piel?

Bibliografía

  • Merino Moína, M. (2005). Prevención del cáncer de piel y consejo de protección solar. Pediatr. aten. prim, 231-253. https://pesquisa.bvsalud.org
  • Larrondo Muguercia, R. J., Hernández García, L. M., Angulo, A. R., & Larrondo Lamadrid, R. P. (1996). Consideraciones sobre la prevención del cáncer de piel. Revista Cubana de Medicina General Integral12(3), 284-288. http://scielo.sld.cu
  • Moína, M. M. (2005). Prevención del cáncer de piel y consejo de protección solar. Pediatría Atención Primaria7(26), 55-77. https://www.redalyc.org

Fact Check

Para garantizar una mayor precisión este artículo ha sido verificado. El contenido incluye enlaces a sitios de medios acreditados, instituciones y organizaciones académicas de investigación y en ocasiones, a publicaciones médicas. Todo el contenido de nuestra web ha sido revisado, no obstante, si consideras que presenta errores,  inexactitudes o que está desactualizado, puedes contactarnos para sugerirnos las correcciones y aportaciones que estimes necesarias. Este artículo tiene un propósito divulgativo y la información aquí presentada es de carácter general. Los servicios mencionados pueden no estar disponibles en el momento de la publicación.

Otras publicaciones

Tambien te puede interesar...